Esta secção não inclui de momento qualquer conteúdo. Adicione conteúdo a esta secção através da barra lateral.

Image caption appears here

Los beneficios del jengibre contra los dolores de reglas

EL JENGIBRE, ANTI-DOLOR ANCESTRAL

El jengibre es una planta tropical original de Asia: sus principales productores y usuarios son los indios, los chinos y los tailandeses.  Desde tiempos inmemoriales, sus virtudes son reconocidas en la medicina tradicional de estos países, y su fama ha llegado hasta la Grecia y la Roma antiguas. En efecto, Confucio, filósofo chino del siglo VI-V a.C., ya lo utilizaba para calmar el espíritu y eliminar las impurezas, mientras que Pitágoras lo utilizada como antídoto contra mordeduras de serpiente, y el médico griego Dioscórides lo aconsejaba para aliviar los dolores de estómago. De esta planta milagrosa utilizamos la parte subterránea, el rizoma, un tallo que preserva y acumula las sustancias nutritivas y la energía de la planta.

 

EL JENGIBRE Y LA DISMENORREA

El jengibre, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas, es nuestro aliado en caso de dismenorrea, el dolor que precede, acompaña o sigue las menstruaciones.

Se han llevado a cabo diferentes estudios para probar la eficacia del jengibre para aliviar los calambres menstruales. Ha sido probado que el jengibre actúa en los calambres y combate las inflamaciones, es antiespasmódico. Estos estudios han contribuido a demostrar lo que las medicinas tradicionales chinas e indias proclaman desde siempre: el jengibre tiene propiedades analgésica y antiinflamatorias que ayudan a combatir las inflamaciones y mejor soportar el dolor. Su utilización se aconseja para las que sufren efectos colaterales debidos a los medicamentos, o que quieren simplemente probar los beneficios de un remedio natural. 

 

BENEFICIOS DEL TÉ E INFUSIONES DE JENGIBRE

En el comercio encontramos todo tipo de infusiones y tés de jengibre ya preparados y confeccionados. Son perfectos para calentarse, aliviar el dolor y darse energía. 

Para disfrutar de todas las propiedades medicinales de esta planta, podemos utilizarla fresca, cuando todavía es rica de todos sus elementos nutritivos. Ahora es fácil encontrar este rizoma en los mercados y comercios. Así que te proponemos algunas recetas que podrán ayudarte a aliviar tus dolores menstruales.

 

Hacer compresas de jengibre freso: un remedio simple y rápido

¿Cómo hacer compresas de jengibre freso? 

Para preparar las compresas de jengibre freso, hay que hacer infundir un trozo de jengibre pelado y rallado o cortado en finas tiras (unos 10 gramos por 1 litro de agua) en agua hirviendo (apagar el fuego después de haber añadido el jengibre en el agua). Déjalo infundir entre 10 y 15 minutos. Después, sumerge en la cacerola una toalla o un disco de algodón, que después aplicarás en tu bajo vientre, donde el dolor se manifiesta. Puedes acostarte durante la aplicación, para disfrutar de un momento de relajación. Cuando la toalla se enfríe, puedes sumergirla de nuevo en el jengibre fresco y aplicarla otra vez en la parte interesada. 

Los beneficios de las compresas de jengibre fresco 

Se trata de un método muy simple que te permite combatir los dolores menstruales al mismo tiempo que te permite tomar un momento para relajarte. La ventaja de este remedio es que el dolor se atenúa a la vez gracias al jengibre y al calor de la toalla que relaja tu parte abdominal y atenúa los calambres relacionados con las reglas. 

 

Hacer una infusión de jengibre

En el momento de nuestras reglas, hay que privilegiar la infusión de jengibre al té de jengibre, sobre todo si tenemos anemia.

La infusión de jengibre tiene una preparación similar a la que se describe para las compresas. Coge un trozo de jengibre de unos 10 gramos, pélalo, y córtalo en tiras de medio centímetro o rállalo. 

Mientras tanto, haz hervir 1 litro de agua en una cacerola. Cuando el agua hierva, apaga el fuego y mete el jengibre. Déjalo infundir entre 15 minutos y 1 hora. 

¿POR QUÉ TANTA DIFERENCIA DE TIEMPO? 

Porque el jengibre es un poco picante en la boca, y no todo el mundo lo soporta cuando está muy concentrado, y así infundido más tiempo. ¡Encontrarás la dosis y el tiempo de infusión que más te conviene cuando lo hayas probado! 

Después, solo hay que filtrarlo y beberlo, frío o caliente, según la temporada o tus ganas. Si lo encuentras muy fuerte, puedes suavizarlo con azúcar, miel de agave o hojas de menta fresca. Durante el invierno puedes conservarlo caliente en un termo, para beberlo durante todo el día. En verano, durante las altas temperaturas, puedes conservarlo en el frigorífico para obtener una bebida refrescante. 

Los beneficios de la infusión de jengibre: Esta infusión es un remedio rápido contra los dolores de reglas gracias al superalimento que es el jengibre. Es el remedio más conocido y comprendemos su reputación: ¡lo hemos probado y aprobado! 

 

Hacer una decocción de jengibre

¿Cómo preparar una decocción de jengibre?

La decocción se diferencia de la infusión porque el rizoma no es infundido en el agua caliente, sino que es hervido con el agua. La preparación del jengibre es la misma: hay que pelarlo y cortarlo en tiras de medio centímetro de groso: parte de una base de 5-10 gramos de jengibre, para después cambiar la cantidad según tu gusto. Pon las rodajas en una cacerola en la que añades un litro de agua que harás hervir. Deja hervir el jengibre durante 10 o 15 minutos: mientras más tiempo lo dejes hervir, más fuerte será el sabor. Puedes añadir en el agua caliente miel o la mitad de un limón exprimido, para suavizar el sabor.

Los beneficios de la decoración del jengibre 

La decocción de jengibre es un verdadero remedio no solo para los dolores de reglas y los dolores abdominales ¡sino también para los dolores de garganta y el resfriado!  Piensa en filtrar la decocción cuando esté lista, ya que sino el jengibre continuarás a infundir y la preparación será cada vez más fuerte.

 

Los riesgos con el jengibre

Ya lo utilicemos como alimento o como medicamento, hay que tomar ciertas precauciones: No hay que abusar.  Las dosis diarias recomendadas son de 2 gramos de jengibre seco y de 10 gramos de jengibre fresco, tomado durante todo el día y no es una sola vez. 

Una utilización abusiva de jengibre puede tener efectos colaterales más o menos serios, que van desde la náusea a la diarrea, de la úlcera a la intoxicación alimentaria. También hay que pensar en quitar la piel, que podría provocar irritaciones intestinales si no ha sido bien lavada o si ha estado en contacto con bacterias. 

No hay que utilizar el jengibre si tenemos una gastritis, un síndrome del colon irritable o cálculos biliares.

Si das el pecho, estás embarazada, tienes alergias, tomas medicamentos anticoagulantes o antiinflamatorios, piensa a hablar a tu médico antes de empezar una cura de jengibre.

Search

z